La ley del tabaco y la doble moral del gobierno español

16 12 2005

Ayer fue aprobada en el congreso la Ley del Tabaco, que entrara en vigor el próximo 1 de Enero y que prohibirá fumar en los lugares de trabajo, en los transportes públicos y en algunos restaurantes y discotecas. La Ley también impide que Sanidad financie los tratamientos para dejar de fumar y que se habiliten salas para los fumadores en los lugares de trabajo.

El gobierno alega que lo hace porque es bueno tanto para fumadores como para no fumadores, ya que a los primeros les hará que dejen de fumar y a los segundos la ley permitirá que se respeten su derecho a no ser fumadores pasivos. Lo increíble de este asunto es que el gobierno pretende que los fumadores dejen de fumar porque es malo para la salud, pero mientras tanto el gobierno sigue llevándose una elevada cantidad dinero de los enormes impuestos que saca de la venta del tabaco, los cuales luego son destinados a financiar parte de la Sanidad.

No es por nada, pero en mi opinión si algo es tan perjudicial lo que se debería hacer es prohibirlo, pero claro si el gobierno prohíbe el tabaco, lo único que conseguirá es que deje de llevarse los impuestos que obtiene del tabaco y que la gente no deje de fumar, ya que el tabaco se vendería de forma clandestina, como otro tipo de drogas, y escaparía al control del gobierno.

El tabaco es una droga, y si el gobierno no permite que Sanidad financie los tratamientos para dejar de fumar, lo único que conseguirán es que los que no puedan permitirse pagarse el tratamiento para dejar de fumar pues no lo dejen, con lo cual no conseguirán nada. De todos modos deberían financiar los tratamientos, ya que los fumadores han pasado muchos años pagando impuestos cada vez que compraban tabaco, impuestos que se destinaban a la Sanidad. Y no habilitando salas de fumadores en los lugares de trabajo el único efecto que tendrá será que los trabajadores que fumen tendrán que salir a fumar a la calle, con la correspondiente perdida de tiempo que se producirá por ello, y que además los fumadores estén de peor humor a causa de no poder fumar en los puestos de trabajo, con la consiguiente mala imagen que tendrán los clientes de estas empresas por el descontento y el mal humor de sus trabajadores. Además, el no poder fumar en algunos restaurantes también provocarán pérdidas económicas para estos, ya que muchos fumadores optaran por no ir a estos.

Si el gobierno quiere que la gente deje de fumar, que se olvide de su doble moral y de pensar en el dinero y piense en la salud de sus ciudadanos realmente.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: