La causa de la guerra: la crisis del capitalismo

8 02 2006

¿Cuál es el verdadero motivo detrás de la guerra? Es bien sabido que la economía de EEUU es la más grande del mundo, representando más o menos un 30% de la economía mundial, pero hoy en día es también la economía más endeudada del mundo, con una deuda equivalente al Producto Mundial Bruto. El endeudamiento del gobierno norteamericano lo financia el resto del mundo. Los ciudadanos estadounidenses compran cada vez más productos extranjeros y como el dólar norteamericano es una moneda internacional, el gobierno de EEUU simplemente imprime dinero para financiar su déficit. Y los bancos centrales de las naciones que tienen un superávit comercial, compran la mayoría de los bonos del Tesoro de EEUU como reservas internacionales. En palabras simples, los estadounidenses viven fiados. Para colmo, la administración Bush ha recortado impuestos varias veces durante una guerra cada vez más costosa en Irak.

En este momento, la economía norteamericana depende de los bancos centrales de Japón, China y otras naciones que invierten las principales reservas internacionales en bonos del Tesoro. Cualquier economista sensato sabe que esta situación no es sostenible. Los EEUU están en este momento en serios problemas, en términos económicos, sociales y geopolíticos. Ante la inminente incapacidad de pago de EEUU, una creciente cantidad de bancos centrales han manifestado sus intenciones de cambiar al menos en parte sus reservas internacionales en dólares por otras monedas (Euro y Yen) o más bien por oro. Esto implicaría que el dólar colapsara. La desconfianza en el dólar se revela en el precio del oro. Desde que la administración Bush llegó al poder, el oro pasó de 200 dólares a 540 la onza. La decisión de China el 6 de junio de 2005, de reorganizar su estructura de reservas significa que hemos entrado a un período de suma inseguridad económica ya que un parcial cambio en la composición de las reservas chinas empujaría el billete verde hacia abajo. A nadie se le escapa ni en China ni afuera que la diversificación de las reservas internacionales a otras divisas, al oro y al “oro negro”, hace sumamente vulnerable al dólar. Si quiebra el dólar, todas las partes del mundo quebrarán en una reacción en cadena. Será una crisis global que pueda ser la crisis terminal.

Para evitar la venta masiva de dólares en el mercado, EEUU aumentó en los últimos dos años las tasas de interés trece veces. Al aumentar las tasas de interés, sin embargo, aumenta también el peso de las deudas gigantescas. A partir de la mayor caída de la bolsa de valores en la historia entre 2000 y 2001, habían bajado las tasas de interés a niveles reales negativos. La especulación podía seguir y esta vez en el mercado inmobiliario. De esta forma se generó una burbuja impresionante en el mercado inmobiliario a escala mundial. La burbuja no tiene precedentes en la historia tanto por la magnitud del alza en los precios de los inmuebles como por la cantidad de países involucrados. En términos de valor es la burbuja más grande de la historia, afirma la revista The Economist. La mayor burbuja de todos los tiempos explotaría con el aumento de las tasas de interés. Ese momento la revista estima probable para el año 2006. Al anunciar que en enero de 2006 la reserva federal aplicaría la última alza en la tasa de interés conllevó a que China anunciara que diversificara la canasta de sus reservas internacionales. Si la crisis no estalla adentro, entonces lo hará afuera. Es este callejón sin salida que constituye la verdadera causa de la guerra.

Queda la pregunta, ¿por qué Irán? Irán no constituye un peligro para EEUU por sus proyectos nucleares o su apoyo a organizaciones terroristas como la administración norteamericana afirma, sino una amenaza mucho más grande constituye la política de Irán de pasar de petrodólares a petroeuros, al crear una bolsa alternativa de petróleo en euros a partir de marzo de 2006. Esta conversión constituye una declaración de guerra económica a EEUU que podría acelerar el colapso del dólar como moneda internacional. En junio de 2004 Irán declaro su intención de iniciar una bolsa internacional de petróleo en euros. Muchos países producentes y consumidores mostraron su interés en la iniciativa. La bolsa iniciaría el 20 de marzo de 2006 cuando comienza año Nuevo en Irán. Es obvio que esta bolsa constituiría una competencia de la bolsa de petróleo de Londres (IPE) y la de Nueva York (NYMEX), ambas poseídas por compañías norteamericanas. Los países consumidores de petróleo no tienen otra opción que adquirir el petróleo en dólares americanos. Lo anterior obliga a estos países mantener reservas de dólares en sus bancos centrales, fortaleciendo de esta manera el dólar. Sin embargo, cuando Irán y otros países productores de petróleo adopten el euro como moneda alternativa, el dólar sufriría una verdadera crisis. La crisis está a la vista. Para evitar el colapso del dólar, la administración Bush ha tomado la decisión de un ataque nuclear a Irán, bajo falsas acusaciones de desarrollar un programa nuclear, así como invadió EEUU cuando Irak cuando comenzó a partir de 2000 a negociar el petróleo en dólares y cuando decidió cambiar sus reservas internacionales en dólares por euros.

Hay muy pocas opciones que le quedan a la actual administración Bush para evitar una crisis sistémica. Una opción sería retornar al patrón de un sistema de tipos de cambio fijos y una conversión de las obligaciones financieras mundiales, es decir, que EEUU pague sus obligaciones. Esta no es la estrategia elegida por el actual gobierno en Washington. La segunda opción consiste en imprimir dólares. El anuncio de la Reserva Federal de no publicar a partir del 23 de marzo de 2006 la medición de M3 (la impresión de dinero en papel) se hace con el fin de imprimir más billetes y así absorber las ondas del choque de la venta masiva de dólares sin que el público se entere inmediatamente. La tercera opción es la privatización de los recursos nacionales y su venta al exterior, política que impulsa el FMI en los países periféricos, cuya opción se puede descartar en EEUU. La cuarta opción consiste en el rechazo del pago de la deuda. Esta opción está mucho más cercana de lo que uno se puede imaginar. Una parte no despreciable de la deuda interna de EEUU es financiada por la Seguridad Social. La privatización del Seguro Social tiene como objetivo el no pago de esa deuda. Como último recurso y el más probable queda la guerra. Todo nos indica que la estrategia económica del gobierno de Bush se dirige hacia la guerra.

El peligro más inmediato a la paz y la estabilidad mundial viene de que el gobierno de EEUU no quiere tomar las medidas necesarias súbitas para evitar la quiebra del dólar. Dado que el dólar todavía funciona como la moneda de reserva monetaria internacional, y en vista de la enorme cantidad de dólares que tienen China (800 mil millones), Japón (un millón de millones), Corea del Sur (200 mil millones), y otros, un desplome del dólar de los EU no sólo acarrearía meramente una nueva depresión, sino significaría una crisis de desintegración general del sistema capitalista a nivel mundial. La amenaza de una crisis del sistema capitalista como tal puede explicar por qué Europa apoyaría en el Consejo de Seguridad un eventual “ataque nuclear preventivo” a Irán.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: