Quien no ve la crisis es porque mira hacia otro lado

12 06 2007

Desde hace unos años muchos medios de comunicación y particulares llevan diciendo a través de los blogs y webs especializadas en economía que la situación de la economía española se dirigía de forma imparable a una crisis inminente, basada principalmente en la crisis del sector inmobiliario, base y sustento actual de nuestro sistema.

Desde entonces, mucha gente (principalmente especuladores y políticos) han venido diciendo con frecuencia que la economía va viento en popa, que si aumentan los precios de la vivienda es porque la economía va bien, porque la gente gana más que antes, etc. Sin embargo, a medida que transcurren los días cada vez más gente se va dando cuenta de las mentiras, y se ve como todas las afirmaciones vertidas hace un par de años son erróneas.

Para evitar que cunda el pánico entre la población, y así acallar los síntomas de alarma que llevan tiempo pronosticando que la economía sufrirá una fuerte caída para corregir todos los despropósitos producidos en los últimos años, en los que la vivienda ha subido de forma imparable al contrario que los salarios de la población, los políticos ahora afirman que el sector se reajustara, pero que será un aterrizaje suave, en el cual la vivienda bajara solo un poco de precio y después se estancará.

Y la gente como no piensa por si misma y no lee otras opiniones divergentes de estas teorías propulsadas desde el gobierno de la nación, pues se lo cree y aguantan como buenamente pueden las embestidas de los aumentos de tipos de interés, que aumentan las letras mensuales de las hipotecas y que hace que la gente realmente viva al límite de sus posibilidades.

Sin embargo, aunque la gente no lo vea, los síntomas que muestran la fragilidad económica de nuestro país están ahí:
-Se ha producido la mayor caída de la demanda de pisos desde 1995, mientras que la oferta de viviendas no deja de subir día tras día.
-Los organismos económicos internacionales afirman que la vivienda en España esta sobrevalorada en un 30% de su valor actual.
-Las hipotecas ya tienen plazos de devolución de más de 30 años, endeudando a la gente casi hasta su jubilación, con letras que en la mayoría de los casos superan el 70% del salario mensual de la población.
-Las entidades bancarias afirman que la gente tiene cada vez mayores dificultades para pagar las letras mensuales de los prestamos hipotecarios.
-Los tipos de interés y el valor del euribor suben sin freno varias veces al año, encareciendo aún más las hipotecas.
-La juventud española cada vez tarda más en emanciparse, lo que retrasa la edad a la que se tiene descendencia, envejeciendo cada vez más la población.
-En los últimos meses el aumento del precio de la vivienda se ha ido suavizando.
-Ha comenzado el cierre de algunas pequeñas inmobiliarias que no son capaces de sostener los costes de esta reducción de la venta de viviendas.
-El Banco de España ha vendido la mayor parte de sus reservas de oro en los últimos años, en busca de liquidez para mantener un poco la situación actual, principalmente por este ambiente tan proclive a una crisis económica.

Todos estos síntomas demuestran que estamos a las puertas de una gran crisis económica, que se producirá seguramente en el momento en el que comiencen a caer en picado los precios de la vivienda en el momento en que se estanque definitivamente el sector. También podría estallar en el momento en el que los tipos de interés y el euribor acaben exprimiendo lo suficiente las economías domésticas como para ser incapaces de hacer frente a las mensualidades de las hipotecas.

Cuando se produzca la crisis, el paro en el sector de la construcción se disparará, lo que terminará arrastrando a los sectores dependientes de la misma, provocando el aumento del desempleo en ellos también. Cuando el desempleo alcance índices preocupantes, mucha gente no será capaz de hacer frente a las hipotecas y perderán su vivienda, lo que aumentará más la oferta de vivienda, provocando una caída espectacular de los precios y acelerando la caída aún más si cabe.

Se acercan tiempos duros y difíciles, pero mucha gente no lo sabe, no lo quiere ver, o tiene la esperanza de que los políticos tengan razón y esto no sea para tanto. Yo no estoy seguro de lo que va a pasar, pero pienso que es mejor que nos vayamos haciendo a la idea de que la crisis será inevitable y vayamos preparándonos lo mejor que podamos para lo que pudiera pasar, tratando de ahorrar la mayor cantidad de dinero posible (los que puedan hacerlo claro esta) y no meternos en deudas que no estemos seguros que seamos capaces de afrontar.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: